[1] PRESENTACIÓN

FRANCISCO DEL PUERTO ALMAZÁN, Madrid

CAMINO HACIA EL REPOSO es un libro intenso que, cuando lo vas recorriendo, no puedes dejar de participar en su tensión humana y vital, resuelta felizmente con un lenguaje lleno de belleza.

Es sobrecogedor el presupuesto: caminamos hacia el frío eterno; nuestra vida, nuestra sociedad, nuestro mundo, camina hacia la destrucción. Ese es el punto de partida, del que se alimentan, pertrechados por la razón y la ciencia, que son incuestionables autoridades al respecto, el poeta y el pintor que, con sus cuadros, inspira o arranca las palabras del texto. Y está dicho con serenidad y sin negar otras posibilidades de interpretación que ellos mismos tantean; pero añaden que, de todas formas lo importante es el camino o lo único es el camino y ahí nace, crece, se multiplica, se desarrolla o muere la belleza que termina regalándonos el libro. Y la vida que nos hace respirar.

La apuesta es seria y, para mí, inquietante, porque, aunque esté mal el decirlo, creo poco en la razón y en la ciencia por mucho que reconozca su necesidad y valor para la vida; estoy en un camino de vuelta, un poco descreído, y hasta me gustaría volver a ser niño, a ser joven, lo que no deja de ser tan inquietante como contar las verdades de barquero, y tan trágico por imposible. [...............]

FRANCISCO DEL PUERTO ALMAZÁN.

Académico Correspondiente de la R.A.B.A.C.H. de Toledo

 

 

[2] AL IMPROBABLE LECTOR

ÁNGEL MUÑOZ JIMÉNEZ, Madrid

“El arte no describe la realidad, la expresa”

EN ESTAS LÍNEAS no pretendo explicar la obra sino dar algunos datos que ayuden a comprender el proceso de su creación.

En primer lugar hablaremos de La Emoción Estética ya que la contemplación de la obra de José Félix del Puerto Almazán, lo que podríamos llamar en sentido amplio “su belleza”, provoca una emoción que suscita el deseo de explicarla (expresarla - traducirla en palabras) para uno mismo y para los demás.

Porque esa Belleza ,que en el cuadro sería “el esplendor de la forma a través de la materia “ como define la Universidad Autónoma de Méjico, no sería para el músico y teórico Robert Schumann una “Belleza Natural” encontrada en la contemplación de la naturaleza sino una “Belleza Poética”, es decir “ aquella que se descubre en la intervención consciente del hombre en ella; una experiencia intelectiva que se inicia en los sentidos, en la interpretación del perceptor, en la decodificación de los datos sensoriales y en la contrastación con sus referentes” (ArquéPoetica).

Una Belleza que puede alcanzar Lo Sublime cuando, como nos dijo el griego Longino, “produce en quien lo percibe una pérdida de la racionalidad, una identificación total con el proceso creativo del demiurgo, del artista y un gran placer estético que, en casos extremos, produce dolor por ser imposible asimilarlo”. [...............]

ÁNGEL MUÑOZ JIMÉNEZ

 

 

 

[3] CAMINO HACIA EL REPOSO

 

JOSÉ FÉLIX DEL PUERTO ALMAZÁN, Madrid

ÉSTE , QUERIDO LECTOR , ES UN LIBRO SENCILLO que habla, que pregunta, sobre el arte, sobre la belleza, sobre la búsqueda interior, sobre las heridas que nos hizo la vida, sobre los que nos precedieron, aquellos queridos gigantes que nos auparon a donde estamos ahora, que nos empujaron a ser lo que somos, que nos ayudaron a saltar los charcos de la vida, a disfrutar y sufrir el camino.

La poesía que, como dice Celaya, es “lo más necesario, lo que no tiene nombre, son gritos en el cielo y en la tierra, son actos”, es el alma mater del libro. Ángel Muñoz destila sus versos, a veces con gozo, con “ese fulgor intenso, inesperado”, que le hace proclamar:”no me cabe el mundo entre los brazos, ni me cabe la miel en los mil ríos”. Otras veces le lleva a abandonarse a los “paisajes destruidos por el tiempo”. La nostalgia se ceba en sus recuerdos: ”y a lo lejos, sin mirar, vimos arder la casa” pero la vence con la alegría de lo que importa “¿qué importan la casa y el fuego que la abrasa?”. Se atreve con los misterios de la ciencia, “soles que estallan, galaxias olvidadas…vida, materia y energía”. También afronta los temas religiosos con una mezcla de devoción y respeto, “en el paño, dolor sereno, grabado con espinas”. Todas sus poesías son una búsqueda interior, valiente y dolorosa, tratando de contestar preguntas que todos nos hacemos, porque todos estamos heridos de alguna manera y tratamos de encontrar respuestas que nos hagan caminar, conformes y alegres de lo que gozamos, hacia el reposo. [................]

JOSÉ FÉLIX DEL PUERTO ALMAZÁN